La crisis sanitaria que ha provocado la pandemia ha traído un cambio sin precedentes en los hábitos de consumo de la población, impulsando la digitalización, consiguiendo transformar y optimizar de manera drástica muchos de los procedimientos del ámbito empresarial.

Tal es el cambio en el mundo de la digitalización, que las administraciones están estudiando el procedimiento para digitalizar  la facturación de autónomos, PYMES y empresas. El principal motivo de implantación de dicho medio es la lucha contra la morosidad y el fraude fiscal.

La facturación electrónica no es más que la digitalización de las facturas que las empresas o trabajadores autónomos remiten para cobrar los productos o servicios prestados, de forma que sirva para justificar las operaciones comerciales y financieras. Por tanto, tiene los mismos efectos legales, con la única diferencia es que el formato se expide y se recibe de forma electrónica.

Tal es así, que las facturas electrónicas son obligatorias en los intercambios comerciales con el sector público. En España, en el año 2015 pasó a ser obligatoria la e-factura para todos aquellos proveedores de la Administración Pública cuyas facturas superen los 5.000€. Existe una peculiaridad. El 1 de octubre de 2020, en la Comunidad Autónoma del País Vasco, entró en vigor un proyecto para luchar contra el fraude fiscal obligando a las empresas a usar un software de facturación a todas las personas y empresas que lleven a cabo una actividad económica. Este sistema se denomina TicketBai, permitiendo a las Haciendas Forales vascas hacer un seguimiento de todas las facturas emitidas en la región y tener constancia de las transacciones realizadas para cobrar los impuestos correspondientes. Si bien este sistema tiene carácter voluntario, no será hasta el tercer y cuarto trimestre de 2022 cuando comience a utilizarse de forma obligatoria.

De los resultados que nos depare TicketBai dependerá la implantación en el resto de Comunidades Autónomas, pero está claro que, en futuros años, la implantación de la factura electrónica será un hecho, desbancando por completo a la facturación tradicional.

Tal es así, que en los cursos de verano que organiza Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, la directora del departamento de Gestión Tributaria de la AEAT, Rosa Mª Prieto, indicó en su intervención que los negocios que no sean capaces de adaptarse a los niveles de digitalización que exige la AEAT van a perder en productividad y rendimiento y, por tanto, no van a ser capaces de competir con el resto de actividades digitalizadas.

Según Rosa Mª Prieto, actualmente la AEAT cuenta con dos proyectos referentes a la digitalización del sector empresarial. Por una parte  el proyecto de ley de Crea y Crece que obligará a todos los autónomos a hacer uso de la factura electrónica y, por otro,  la imposición del software de facturación para evitar la contabilidad en B, que recoge la Ley Antifraude, de forma que: “Va a haber un periodo transitorio, pero esto va a suponer que muchas personas tengan adaptar sus sistemas informáticos para adaptarlos a este software de facturación que evite la posibilidad de tener la Caja B, que estábamos detectando que se producía”.

LA FACTURA ELECTRONICA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.