A la hora de intentar vender nuestro vehículo, la estrategia a seguir suele ser, por lo común, siempre la misma. Un particular, compraventa, o el interesado decide poner a la venta el vehículo en cuestión y buscar el mejor comprador para ello. El comprador se pone en contacto con el vendedor y, si las condiciones son aceptadas por ambas partes, se procede a realizar la transferencia del vehículo según las condiciones pactadas. Sin embargo, puede ocurrir que ese vehículo no se pueda transferir porque está sujeto a la reserva de dominio

Normalmente cuando compramos un vehículo, solemos financiarlo. El concesionario nos ofrece varias vías de financiación, como pueden ser leasing, renting, pago por uso, y otros productos donde está presente la reserva de dominio, que para decirlo en términos coloquiales se refiere al pago a plazos de un bien, mediante el cual el vendedor mantiene la propiedad y el dominio de dicho bien mientras dure el pendiente de pago de dicho bien.

En este caso la entidad financiera, a través del Registro de Bienes Muebles, realiza una especie de bloqueo del bien, para que éste no pueda ser transferido a un tercero mientras duren las cargas que pesan en él, con lo que se garantiza que se termina de pagar un automóvil antes de venderlo. Esta cláusula de reserva de domino está vigente hasta que completemos el pago del bien que hemos adquirido mediante financiación y ojo a esto porque es la única garantía que tiene la financiera de que le vas a pagar la deuda adquirida y que en caso de no hacerlo, tendrá derechos sobre el bien financiado, lo que viene siendo el vehículo que adquieras.

Por eso es muy importante que antes de comprar o vender el vehículo, sepas si existen cargas sobre él y si se puede transferir o no.

¿Cómo saber que un vehículo tiene reserva de dominio?

Lo más fácil es dirigirte al Registro de Bienes Muebles de la provincia de matriculación y solicitar una nota simple del vehículo para salir de dudas.

¿Cómo cancelar la reserva de dominio de un vehículo?

  1. Contrato donde se estipula la reserva de dominio. Si has perdido este documento o no sabes donde se encuentra puedes dirigirte a la entidad financiera para que puedas rescatar el contrato.
  2. Acudir al Registro de Bienes Muebles de la provincia en la que se matriculó el vehículo y solicitar una nota simple del vehículo. Si tienes firma digital puedes hacerlo desde tu domicilio igual que el Informe de Tráfico, aunque deberás abonar la tasa pertinente.
  3. Enviar dicha nota simple a la financiera junto con tu nombre y apellidos y el número de tu documento de identidad.
  4. Una vez hecho esto deberás de esperar a que la entidad financiera o bancaria te envíe una carta de cancelación, algo que suele tardar de una semana a un mes. Es muy probable que la propia financiera te cobre por la carta de pago o carta de cancelación y aunque esto depende de la financiera -hay veces que es gratis- como norma general, este documento cuesta entre 20 y 60 euros.
  5. Acudir en persona de nuevo al Registro de Bienes Muebles a presentar la carta de pago o la carta de cancelación, el impreso de cancelación o levantamiento de Reserva de Dominio, DNI, Papeles del vehículo y pago de tasas. Pasados unos días se procederá a actualizar las cargas que pesan en  la propiedad del vehículo.
  6. Ir a Tráfico y ver si todo está correcto.
  7. En caso de que todo esté correcto y  no exista reserva de dominio, el vehículo podrá ser transferido.
RESERVA DE DOMINIO EN TRANSFERENCIAS DE VEHICULOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.